(1) 755 9612 Calle 18 Sur # 18-19, Of. 303 Trabaje con NosotrosPQR 

vive proteccion hemorragia nasalLas hemorragias nasales producto del resecamiento invernal son cada vez más frecuentes y saberlas enfrentar es útil y necesario.

Y es que aunque éstas son muy comunes, por lo general, no presentan mayores complicaciones.

De manera general, son los niños y las personas de la tercera edad quienes tienen mayores posibilidades de sufrir hemorragias nasales, aunque ante el cambio de clima todos están expuestos a ellas, sin importar la edad.

En todos los casos, sus causas, además del frío, serán: golpe o traumatismo local, sonarse la nariz con demasiada fuerza o tocar insistentemente el interior, infección localizada en esa área, como rinitis, sinusitis, naso-faringitis, fragilidad de los capilares, anemia y efectos secundarios de hipertensión arterial o arteriosclerosis.

Pero ¡no se asuste!, aunque generalmente uno se impresiona ante el repentino flujo de sangre nasal, lidiar con él es fácil y lo mejor es que se puede hacer de una forma natural, ya que los remedios naturales y caseros abundan.

A continuación, ¡Vivir! comparte las recetas de los más eficientes:

  1. Presionar con los dedos la nariz (en su parte blanda) y respirar, lentamente, por la boca.
  2. Aplicar paños fríos sobre la frente y la nuca, ya que el frío, especialmente sobre las vértebras cervicales, excita el sistema nervioso simpático, lo que provoca la contracción de los vasos sanguíneos.
  3. Empapar bolas de algodón en jugo de limón y colocarlos dentro de los orificios nasales. Cambiarlos después de media hora.
  4. Taponar el lado sangrante con algodón humedecido en vinagre blanco. El ácido del vinagre cauteriza suavemente.
  5. Picar en pedacitos pequeños media cebolla y mezclar con perejil previamente cortado. Hacer un tapón que se colocará en la fosa nasal que sangra. Luego, frotar la frente con un paño empapado en alcohol.
  6. Verter un puñado de la planta llamada cola de caballo en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, colar y cuando esté fresco, lavar la nariz con este cocimiento.
  7. Calentar varias hojas de alfalfa y luego colocar, a modo de emplasto, en la entrada de la fosa nasal que presenta la hemorragia.
  8. Poner hojas de hierbabuena frescas y lavadas en las fosas nasales y la sangre dejará de fluir.
  9. Hervir dos cucharadas de menta en una taza de agua durante cinco minutos. Tomar esta infusión, la cual favorece la coagulación inmediata de la sangre resultando eficaz para las hemorragias nasales.
  10. Colocar un pañuelo entre la parte interna del labio superior y la encía del mismo lado donde se tiene la hemorragia. Presionar ligeramente.

Recomendaciones

El consumo de hierro: Si padece de frecuentes hemorragias nasales se recomienda tomar alimentos con hierro para recuperar el caudal de sangre, ya que muchas veces estas hemorragias son producidas por anemia.

Consumir alimentos ricos en este mineral ayuda a la formación de colágeno, sustancia que genera un recubrimiento húmedo y protector para los senos paranasales y para la nariz.

fuente: hoy.com.do